5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil

5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Ansiedad
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Estos son los 5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil.

Una definición de ansiedad, es al que podemos encontrar en wikipedia:

» La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es un mecanismo de defensa natural del organismo frente a estímulos externos o internos que son percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos,1​ y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza «

Wikipedia

Algunos de nosotros hemos tenido experiencias de ansiedad «patológicas» o que podrían cronificarse, en momentos puntuales, en situaciones extremas o contextos temporales determinados.

Unos pocos no saben lo que es… si, happy happy… 😊

Otros no tienen tanta suerte y viven continuamente en una situación de ansiedad, a punto de saltar sobre el problema, de salir corriendo, de salvarse, de salvar a los suyos, de arrastra el saco de sus responsabilidades hasta donde saben que no pueden llegar…

Este artículo, va a intentar facilitarte estados de ansiedad leves y no cronificados. Seguro que si estas leyendo esto, o tienes señales de alarma que ya te han saltado, o estás en pleno proceso de intentar recuperar tu sitio…

Recuerda, si llevas mucho tiempo así, si te conoces, lo sabes, lo intentas, y siempre terminas igual, busca la ayuda de un profesional, no hagas como todos y termines diciendo «¿Por qué no pedí ayuda antes?»…

5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil
5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil

5 trucos secretos para vencer la ansiedad que harán tu vida más fácil

Estos trucos son más efectivos cuanto mas temprana es la fase en la que te encuentres. Empieza cuanto antes, te sentirás mejor antes…

1- Somos lo que comemos

Pues parece una perogrullada pero si comes bien, todo va mejor, lo notarás desde dentro. A veces no es fácil, sobre todo a final de mes, o si el tiempo escasea para poder cocinar bien. Pero es básico, desde lo que meto en el cuerpo, los procesos químicos serán nuestros aliados o nuestros enemigos, tu eliges. Además de ingerir más alimentos naturales, biológicos, con vitamina B y ácidos grasos Omega 3. Intenta comer grano, e integral, o todo alimento que intervenga en la regulación de la serotonina, que ayuda a calmar los neurotransmisores y gestionar adecuadamente el sueño. Evita los alimentos azucarados, bollería industrial, alimentos procesados y toda la comida chatarra, que conoces perfectamente y que aumenta los síntomas de ansiedad. Si no me crees a mi, hay estudios de Trudy Scott, nutricionista de la Asociación Americana de la Ansiedad y la Depresión (ADAA, por sus siglas en inglés) que llegan a estas conclusiones.

También tienes que regular la ingesta de bebidas excitantes: café, té, Coca Cola, Red Bull, … el alcohol tampoco ayuda y por supuesto fumar, con la nicotina y la combustión en tus pulmones no es el mejor estado para afrontar nada… ¿No lo crees?

2- Actividad física

El ejercicio está demostradísimo que ayuda a mejorar los cuadros de estrés, ansiedad y depresión. Toda esa energía contenida en nuestro interior tienen que encontrar su válvula de escape, y cuando encuentres la actividad que más te guste, esto que ya habrás leído muchas veces, entenderás que es lo que quiere decir, prueba no lo dejes para mañana

3 – Duerme

Es una de las cosas que tu cuerpo más necesita en estas situaciones, descansar. Es muy fácil decirlo, pero a veces es muy complicado hacerlo. Tienes que ver que horarios estás siguiendo, entender cuando puedes y cuando no puedes dormir. Además de la parte de habito y física, está la parte psicológica. Tienes que tomar el control de tus pensamientos, no debes dejar que algo te llegue a atormentar. No dejes que los pensamientos recurrentes y plantearte los peores escenarios te quiten el sueño.

4- Relájate y medita si puedes

Practica o aprende técnicas de relajación. Si aprende, que no te suene a chino, en algún momento se van aprendiendo las cosas que se necesitan. Relajarse es necesario si se acumula mucha tensión. Puedes empezar con respiración profunda, tai-chi, yoga, bikram yoga, o incluso el método Jacobson (más fácil imposible) e ir progresando a la meditación. En internet tienes muchos sistemas de meditación, tutoriales y material para iniciarte o progresar en este ejercicio. Parece una tontería, parece que no tiene relación con la salud, ni con lo «estandard» pero todos estos ejercicios y la meditación, conecta el ejercicio físico con los nervios, tendones, fibras, cartílagos, y hasta la parte más abandonada de nuestro cuerpo, toma parte, se ejercita, y mejora nuestro estado general.

En esta parte de relajación, hay una parte muy importante que tiene que ver con el tiempo que te dedicas, con el tiempo que te mereces. Tienes que parar el ruido, las prisas, «lo pendiente» y avanzar hacia ti.

5- Piensa contigo

Este es el punto más secreto, más abstracto, más difícil, y mas complicado. El origen de la ansiedad, es un exceso de preocupaciones, un exceso de peligros inminentes a los que tienes que hacer frente. Pero realmente esto es una interpretación. Puedes entrenar como te tomas las cosas, que importancia les das y que consideras un peligro inminente y que no. Si eres capaz de modificar la interpretación que hace tu cabeza de la amenaza de cada situación, habrás vencido. En el 99% de las ocasiones, no pasa lo que que crees en tu escenario pesimista que va a pasar. No suele ser tan malo, no es tan oscuro, pero tienes que aprender a verlo con cierta distancia y relatividad. Aquella frase tan fácil de decir y tan difícil de llevar a la practica: » si tiene solución ¿Por qué te preocupas? y si no tiene solución ¿Por qué te preocupas?» Ocúpate en empujar a los acontecimientos hacia la dirección que tu quieres, pero no esperes que nada sea perfecto, fluye con ellos y dirige tu vida hacia tu dirección preferida, pero no con un solo golpe de timón, ni de un segundo para otro. Construye, las catedrales mas imponentes no se hacen de la noche a la mañana.

Deja una respuesta