¿Cómo es el apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia?

¿Cómo es el apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia?
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Covid19

En este artículo de ¿Cómo es el apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia? acercaremos la manera de apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia

Tras varios meses de pandemia por coronavirus, incluso si el ritmo de contagios remite mucho, hay ciertas problemáticas que pueden tardar más en marcharse de nuestras vidas. Las alteraciones psicológicas son un ejemplo de ello; incluso aunque no hayan llegado a generar una psicopatología, hay ciertos patrones de comportamiento y maneras de gestionar las emociones que, habiendo sido promovidas por el contexto de la crisis del COVID-19, no se desvanecen con facilidad.

Esto resulta especialmente claro en el caso de los niños y los adolescentes; en esta etapa de la vida los seres humanos somos especialmente sensibles a esta clase de situaciones estresantes, y además, para los pequeños de la casa haber pasado un año sujetos a restricciones sanitarias y al miedo al contagio supone más tiempo que para los adultos. La consecuencia de esto es que, en muchos casos, los más jóvenes han empezado a vivir de un modo marcado por el aislamiento social y las maneras disfuncionales de lidiar con las emociones desagradables. Ante esta clase de problemas se hace necesario disponer de apoyo psicoterapéutico cuanto antes.

¿Cómo es el apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia?

Problemas psicológicos típicos en la adolescencia tras la pandemia

Si te has dado cuenta de que tu hijo o hija ha sufrido una transformación a peor durante la pandemia del coronavirus y que su modo de ida se orienta más hacia los hábitos solitarios e incluso hacia las conductas antisociales, debes saber que no es un caso aislado; en estos meses, muchos adolescentes han desarrollado esta clase de patrones de conducta debido a lo complejo de gestionar el contexto de la crisis del COVID-19. Sin embargo, que no sea algo infrecuente no significa que no haya que hacer nada al respecto.

Aquí nos centraremos en el segmento de edad de los adolescentes, una parte de la población que pasa por una situación ya compleja de por sí (la transición de la infancia a la adultez comporta pasar de ciertos roles a otros muy diferentes) y que en los meses de pandemia han tenido que encajar aún otra fuente de ansiedad e incertidumbre. Veamos cuáles han sido las principales problemáticas comportamentales y emocionales que muchos jóvenes han sufrido en la crisis del COVID-19.

1. Tendencia a abusar de los videojuegos y de Internet

Antes de la pandemia ya existía una tedencia a usar los dispositivos electrónicos para todo, y durante la crisis del COVID-19 este fenómeno se ha acentuado. Esto se debe en parte a que las restricciones sanitarias han limitado mucho las opciones de ocio, pero también a que en Internet hay muchas maneras de evadirse al instante y de, por consiguiente, dejar de pensar en aquello que preocupa a los jóvenes. Siendo nativos digitales como los son, con un par de clics pueden lograr sumergirse en videojuegos, películas y feeds de redes sociales en cuestión de, literalmente, un par de segundos.

2. Uso de sustancias psicoactivas

En el segmento de adolescentes de mayor edad, la pandemia parece haber incrementado el uso de drogas. Si bien el uso del tabaco se ha reducido, han aparecido otras maneras de “engancharse” a algo, desde los cigarrillos electrónicos hasta los siempre habituales porros, sustancias lamentablemente muy populares en los más jóvenes.

No sorprende que en situaciones de pandemia se recurra más a las drogas; los estilos de vida marcados por el aislamiento y por la exposición al miedo siempre han estado vinculados al abuso de sustancias.

3. Mal humor

La pandemia también genera problemas que, combinados, dan lugar al mal humor. Destacan los problemas de sueño, por un lado, y la tendencia a sufrir de ansiedad elevada; cuando nos sentimos ansiosos, se nos da peor lidiar con las frustraciones del día a día y reaccionamos con enfado. Y si a esto le sumamos el hecho e que quien experimenta esto es un adolescente, es más probable que adopte una actitud hostil; cabe recordar que en la adolescencia han una predisposición a la rebeldía y al cuestionamiento de los roles de protección del padre, de la madre y de la familia en general. Por ello, es fácil que durante la pandemia y tras ella surjan más discusiones.

¿Cómo te podemos ayudar en psicoterapia?¿Cómo es el apoyo psicológico para padres con hijos afectados por la pandemia?

La terapia psicológica siempre se adapta a los problemas del paciente o de la familia, teniendo en cuenta su edad, sus problemas, su personalidad y su contexto de vida. Pero más allá de esto, cabe destacar ciertos procesos de intervención psicológica muy comunes en la atención a adolescentes afectados por la crisis del COVID-19. Son los siguientes.

1. Entrenamiento en la gestión de la ansiedad

La Inteligencia Emocional también puede ser potenciada en la infancia y la adolescencia, y por ello, en psicoterapia se ayuda a los más jóvenes a reconocer las emociones y a canalizarlas del mejor modo posible, sin intentar suprimirlas o negarlas, desde la aceptación. De este modo, dejan de obsesionarse con lo que les genera ansiedad y dejan que esta pierda fuerza mientras se centran en otras cosas.

2. Mejora de las habilidades sociales

En situaciones de crisis es importante plasmar la empatía en la manera en la que nos relacionamos con los demás. Por ello, resulta necesario adaptar nuestra manera de comunicarnos teniendo en cuenta el modo en el que la situación por la que está pasando la familia o la sociedad afecta nuestros compañeros, seres queridos, etc. Y ello pasa por saber resolver conflictos y malentendidos desde la asertividad, y no desde las explosiones e ira. Esto también es algo que se enseña a los jóvenes en terapia.

3. Mejora de la autoestima

Ante un modo de vida marcado por el aislamiento social, es importante no descuidar la autoestima y ayudar a la persona a demostrarse cuánto vale saliendo de su zona de confort. Esto la ayuda a sentirse mejor, a adoptar unos hábitos más activos y a dejar de exponerse a rutinas demasiado monótonas por no atreverse a hacer nada más-

4. Gestión de los pensamientos-trampa

Como hemos visto, las adicciones son un problema también en el caso de muchos adolescentes. Por ello es importante ayudarles a detectar los pensamientos que preceden el consumo, para o caer en estas dinámicas de dependencia.

Contacta con nuestros profesionales para contar con apoyo psicológico

E Psicología 360 atendemos a pacientes individuales y familias para intervenir tanto desde el tratamiento de problemas psicológicos como desde la prevención de trastornos. Ofrecemos terapia online a precios muy competitivos para hacer accesibles los servicios de salud mental también tras una crisis sanitaria y social como la pandemia del coronavirus.

Referencias bibliográficas:

Aktar, E.; Nikolić, N. & Bögels, S.M. (2017). Environmental transmission of generalized anxiety disorder from parents to children: worries, experiential avoidance, and intolerance of uncertainty. Dialogues in Clinical Neuroscience, 19(2): pp. 137 – 147.

Anderson, E.C.; Carleton, R.N.; Diefenbach, M.; Han, P.K.J. (2019). The Relationship Between Uncertainty and Affect. Frontiers in Psychology, 10: 2504.

Dickson, K.; Ciesla, J.A.; Reilly, L.C. (2011). Rumination, worry, cognitive avoidance, and behavioral avoidance: Examination of temporal effects. Behavior Therapy, 43(3): pp. 937 – 959.

Yamagata-Lynch, L.C (2010). Activity Systems Analysis Methods: Understanding Complex Learning Environments. New York, NY: Springer Science.

Deja una respuesta