TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO POR DESEMPLEO

El Desempleo, en ocasiones, genera grandes problemas de desconfianza, aumento de la ansiedad, del estrés, y en otros casos depresión.

 
Uno de los primeros  problemas a resolver, cuando una persona empleada se queda sin trabajo, es su estado de ánimo. Como norma general, antes de perder el trabajo, se pasa por un estado anímico, de miedo, rabia, frustración, ansiedad y estrés… que aparentemente finaliza cuando eres despedido. Sintiendo en ocasiones una parada de la presión emocional que sentíamos en el trabajo.
 
Normalmente si se tiene la oportunidad de cobrar el paro hay gente que se toma un tiempo para descansar, 15 días o un mes. Pero en ocasiones ese descanso no va acompañado de actividades que se planifiquen en el  tiempo.
 
Por ello, y debido a  la escasez o baja calidad de actividades de ocio y descanso, al exceso de tiempo libre,  y a la situación traumática del despido, nuestros pensamientos negativos comienzan a actuar, originando sentimientos de soledad, tristeza,  ansiedad o rabia. 
 
En otras ocasiones la necesidad de dinero es tan extrema, que la situación antes descrita no sucede; sin embargo en este caso la ansiedad, la tristeza o el miedo, aparecen con más intensidad, ante preguntas reales: “¿como voy a pagar hipoteca, alquiler, agua, alimentación, colegios…?” En muchos casos son problemas y situaciones reales, y no fallos de pensamiento, también llamados “distorsiones cognitivas”.
 
 
Con frecuencia la persona tiene grandes dificultades para solventar estos problemas, y si a su vez aparecen alteraciones emocionales muy intensas dificultan un adecuado afrontamiento del mismo.
 
 
Transcurrido un mes, y conociendo la difícil situación laboral que existe en España, se suele comenzar  a buscar empleo. Cada uno lo intenta por varios medios, el método del “boca a boca” es uno de los que primero se suele utilizar:  los antiguos compañeros de trabajo, amigos, familia… pero cuando este  método no da sus frutos, surgen sentimientos de frustración,  y en ocasiones pensamos que la gente que nos rodea no nos apoya lo suficiente, no tiene empatía, por lo que comenzamos a sentir tristeza por encontrarnos solos. 
 
 
Cuando el desempleo aparece en familias con hijos, la sensación de falta de aportación económica a ella es notable, por lo que se pueden percibir los primeros síntomas de depresión, debido a la propia autocrítica, o a críticas de tu esposa, marido, amigos o familia. Esta circunstancia agrava el problema,  no solo en el aspecto económico, sino en la relación con las personas de tu entorno, provocando una disminución de  nuestra red social y de la posibilidad de encontrar empleo. 
 
 
Cuando  esta situación de desempleo se mantiene en el tiempo puede llegar a afectar al resto de entornos del individuo, en especial al familiar,  pudiendo desencadenar emociones de hostilidad, conductas de falta de respeto entre familiares, etc. Observándose un deterioro en la propia autoestima del desempleado.
 
 
Una sensación muy parecida se observa en los jóvenes universitarios o los que no finalizan sus estudios, en estos casos hay que añadir las dificultades que como adolescentes tienen que sobre llevar. Al dejar o finalizar los estudios, aparece esa falta de actividades en el día a día, generando discusiones familiares sobre la falta real de contenido académico laboral en la situación de desempleo, siendo más proclives a iniciarse en el mundo” NI-NI”  o peor de las adicciones. Algunos de estos chicos, se siguen formando, pero con muy poca fe en que sus estudios les ayuden a introducirse en el mundo laboral. Generando lo que en psicología se llama una situación de indefensión aprendida. “Haga lo que haga no va a cambiar esta crisis económica y laboral en mi país”
 
 
Concluyendo, debido a la situación actual de crisis duradera en España, hay un 20% de personas que pueden estar sintiendo emociones muy dolorosas y a su vez sufriendo situaciones traumáticas: desalojos, vivir con sus padres teniendo hijos, no poder hacer frente a pagos, tener que vender sus pisos, emigrar,  y un largo sinfín penurias y tristezas que deterioran enormemente a la persona.
 
 
Como recomendaciones, en un primer momento, acudir a un experto en orientación laboral, los hay gratuitos, y nos podrán ayudar a generar una adecuada planificación del tiempo, en el que existan momentos del día para la búsqueda de empleo, el ocio, y la atención a la familia y amigos. Generar variedad de actividades y métodos a la hora de buscar empleo. Usar de forma adecuada las redes sociales y las páginas de búsqueda de empleo.
 
 
Cuidar de nuestras emociones. Acudir a un profesional, no perder el contacto con amigos, querer y cuidar a la familia, hacer actividades placenteras con ellos, expresar sus emociones a gente de confianza con una frecuencia adecuada, sin pasarnos ni quedarnos cortos.
No criticarnos por no estar el 100% del tiempo buscando trabajo pero estar activos en la búsqueda de empleo, tenemos que conseguir no estar parados aunque estemos desempleados. 
 
Hacer deporte, muy importante ya que es el mejor ansiolítico que existe. Y genera sustancias que mejoran nuestro estado anímico.
Cuidar y ampliar nuestra red social. Familiares, amigos, compañeros antiguos de trabajo, apuntarnos a actividades grupales nuevas. Deporte, senderismo, cursos de formación, culturales… así ampliaremos la red social, trabajando así el componente laboral y el emocional.
 
 
 
 
Desde EDS esperamos vuestras reflexiones. Gracias por atendernos. 
www.edspsicologia.com
 

Recomiéndanos

Compartir en  FacebookTwitterLinkedin
  • FELIZ NAVIDAD

    • Mery 9 meses atrás
      Felices fiestas a todas las personas tan buenas que trabajan en EDS...Porque para ellos lo que hacen ...
  • GRACIAS LAURA

    • MARÍA 11 meses atrás
      Preciosa despedida, Laura. Seguro que te irá muy bien en tus próximos proyectos, pues eres una persona ...
  • OCIO INCLUSION

    • Rafa 1 año atrás
      Grandes momentos y grandes personas... Gracias EDS!!!
       
    • María 1 año atrás
      Aunque amaneció fría la mañana, mereció la pena, fue muy agradable....po r cierto, que muchos ...
       
    • Iván Martín Villa 1 año atrás
      Gracias a ti por compartir este día con nosotros.


EDS © 2013